FEDUBA: CONADU aprobó su ingreso a la Federación

sec-gral-feduba.jpg Según su Secretaria General, María Inés Vignoles, el gremio surgió como una respuesta a las necesidades de los docentes de la UBA y constituye un espacio al que se acercaron las nuevas generaciones que aspiran a construir otro tipo de universidad.

En un acto llevado a cabo el 15 de septiembre de 2007, y con la participación de un conjunto de trabajadores docentes de la Universidad de Buenos Aires, quedó constituido el gremio FEDUBA.
La entidad sindical, que se sumó a CONADU tras la aprobación de su ingreso en el Congreso Ordinario realizado los días 8 y 9 de noviembre en la localidad riojana de Chilecito, fue creada a los efectos de “conformar una asociación sindical en defensa de los intereses de los trabajadores docentes de la UBA, acorde con la libertad sindical y la participación democrática de los trabajadores docentes”.
De acuerdo al acta constitutiva, FEDUBA nació para cumplir con los siguientes objetivos: “fomentar pacíficamente la unión y agremiación de todos los trabajadores del gremio, peticionar ante las autoridades universitarias, nacionales, provinciales y municipales en beneficio del gremio, cooperar con las autoridades públicas en las cuestiones que interesen al gremio y la población en general, defender y representar al gremio y a sus componentes individualmente en las cuestiones gremiales o de trabajo en la universidad, los Institutos de Previsión, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Nación”, entre otras reivindicaciones.
El ingreso de FEDUBA a la Federación implica desde el punto de vista institucional continuar en el camino del fortalecimiento de la Federación iniciado en el Congreso de Paraná desarrollado en septiembre de 2006. Y es, sin dudas, una nueva Asociación de Base que se incorpora a CONADU para continuar luchando por la construcción de un modelo de universidad nacional que favorezca los intereses populares en el marco de un proyecto de nación.
Esa es la tarea que comienza de aquí en más en la UBA y que estará bajo la responsabilidad de los docentes que decidieron apostar a la construcción de un nuevo sindicato que tiene como Secretaria General a la profesora María Inés Vignoles, docente del Ciclo Básico Común.

¿En qué contexto se constituye el gremio FEDUBA en la Universidad de Buenos Aires?

En realidad se trata de un debate que estaba pendiente en amplios sectores de la comunidad universitaria que no se sentían representados en ninguna de las dos gremiales existentes, por diversas causas, y considerando que había una gran masa de docentes que no se sentían representados y en esta coyuntura particular del país, después del 2001 y el resurgimiento de una expectativa general de poder empezar a pelear por otro tipo de universidad, se constituye este grupo tratando de recoger la inquietud de todos los compañeros.

¿Estamos atravesando una etapa de cambio y en ese contexto los docentes universitarios consideran que es un buen momento para intervenir en forma más profunda?

En realidad se trata de un espacio que en la Universidad de Buenos Aires nunca fue muy transitado por los docentes. A diferencia de otras universidades la agremiación dentro de la UBA es bastante pequeña si uno considera el número de docentes que transitan por ella.

¿Y qué expectativas generó?

Generó expectativas importantes y una cosa que a mi me llamó la atención son los grupos que se fueron acercando de distintas facultades, o que hemos contactado, son gente mayoritariamente joven, porque Mario Toer y yo, somos gente que hace mucho años que transitamos la UBA y hemos transitado por otras asociaciones gremiales, son experiencias que transitó gente de una determinada franja atarea. Creo que hay también una faltante de interés en la agremiación como lo hay también en la política general, pero la gente joven me da la sensación que al calor de esta nueva situación general le seduce un poco ésta nueva asociación.

Los gremios docentes tiene determinadas particularidades, no sólo trabajan para atender la cuestión gremial (salarios, jubilación, condiciones de trabajo, cuestiones vinculadas a las reivindicaciones históricas de los trabajadores docentes universitarios) sino que tienen la obligación de repensar el futuro de la universidad. ¿En ese sentido qué tipo de discusiones mantuvieron en este sindicato?

En ese sentido nosotros mantuvimos las discusiones que se habían dado en CONADU y como nos sentimos identificados con esas propuestas, también tenemos aportes para hacer, ese fue otro de los motivos para incorporarse a CONADU. Sentir que había una sintonía en común.

¿Arribaron a alguna conclusión sobre lo que pretenden para la Universidad?

Esta es una discusión que está dada pero en términos muy generales. Nosotros pensamos hacer el 22 de noviembre una reunión donde vamos a hacer la presentación de la gremial y un debate al cual pensamos invitar a organizaciones sociales y a todo aquel que se quiera acercar.: docentes, estudiantes y graduados en general, para poder abrir el espectro de la discusión porque nos parece que uno de los puntos fundamentales que debe contemplar la nueva Ley de Educación Superior es este: el pode ligar a la universidad con las demandas populares, es decir con las demandas de la gente concreta.

¿Respecto de las problemáticas concretas de los docentes cuáles son los ejes sobre los cuales van a trabajar para atender la reivindicaciones docentes?

Yo creo que la primera es la de la democratización. Si toda la universidad está en crisis, la UBA tiene sus crisis particular que se expresó a través de todas las idas y venidas, la postergación de las asambleas, la designación del actual rector a través de mecanismos forzados que no terminan nunca de cerrar no de conformar a nadie.
La UBA tiene además temas en el tintero: la institucionalización del CBC es uno de ellos. Llevamos 23 años trabajando en el Ciclo Básico Común, hay profesores que han ganado concursos en el CBC, que no tienen la posibilidad de votar en ningún ámbito porque no pueden votar como profesores, si bien han ganado concursos que los legitima por siete años como profesores en esas cátedras. Entonces son una sumatoria de situaciones de irregularidad que no se logran resolver. No se ha hecho un balance de lo que significó ese Ciclo Básico Común de la facultad, entre comillas, más grande de la UBA. Sin ningún derecho, no se ha consultado a los docentes sobre lo que opinan. Y esto que te cuento en particular del CBC, porque lo conozco porque trabajo en esta área, se repite al interior de cada facultad con sus particularidades. Nosotros tenemos además montones de temas a resolver. Tenemos una obra social sobre la cual no tenemos ningún tipo de control, de opinión, de injerencia a ser expresada. Y después tenemos situaciones que coinciden con el resto de los docentes universitarios: el 82% móvil, si bien el 82% es un paso muy importante, los cargos ad honorem que tiene la UBA: Eso se empezó a saldar pero particularmente en la UBA eso tiene un atraso enorme, la substanciación de concursos, todo eso magnificado por las particularidades de la UBA.

¿En cuanto a los procesos de democratización ven necesaria y posible la profundización del mismo?

Eso lo vemos como una posibilidad concreta y reclamada por la comunidad universitaria y el claustro estudiantil. Habrá que debatir en qué términos y de qué manera. Creo que tenemos en ese sentido que hacer un proceso dentro de la universidad que quedó como congelada en la Reforma del 18 y que no alcanzó nunca a cuajar en ajustes que la fueran adaptando a los cambios que se produjeron en la sociedad.

¿Van a plantear una tarea como la que ha desarrollado la conducción de CONADU: la elaboración documentos que disparen ideas y debates sobre el futuro de las UU.NN.?

Eso sería lo ideal, nosotros vemos con agrado la tarea que desarrollan, por ejemplo, nuestros compañeros de Mar del Plata. Es un trabajo gremial importante que atienden cuestiones de la gremial: servicios y cuestiones que son necesarias para el docente…

¿Este es un momento particular de la historia del país y de las UU.NN.?

Yo creo que sí, que es un momento al que hay que sacarle el jugo y tenemos que hacer algo para que perdure o por lo menos acercar algo para que sea lo más cercana a lo que debería ser hoy la universidad.