“Los universitarios también paran”, Página 12

Los docentes universitarios irán al paro el 10 y 11 abril, para “romper el techo salarial” y reclamar por la falta de propuestas de aumento del gobierno nacional en la paritaria de este año. Las federaciones Conadu y Conadu Histórica, dos de los gremios más importantes del sector, dieron inició a su plan de lucha, luego de realizar esta semana sus congresos extraordinarios.

El martes la Conadu definió convocar al paro de 48 horas, exigir a la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) un aumento salarial del 25 por ciento, y la inclusión innegociable de cláusula gatillo. Además, se debatió en el congreso la convocatoria a una marcha federal universitaria en mayo.

“No somos un sindicato que arranque tirando paros a lo loco. Hay mucho malestar en las universidades. El paro va a ser contundente”, aseguró el secretario general de la Conadu, Carlos De Feo. “No queremos llegar a la Conferencia Regional de Educación Superior de junio con un conflicto salarial abierto. Queremos ir a discutir la universidad, no el salario. Esperamos que el gobierno reaccione y sea razonable, no como el año pasado, que terminamos firmando después de cinco meses”, agregó el dirigente.

Ayer fue el turno de la Conadu Histórica, que también acordó, por unanimidad, pedir un incremento salarial del 25 por ciento y convocar al paro el 10 y 11 de abril, como primera etapa del plan de lucha. Además, exigen el pago inmediato de la cláusula gatillo 2017 y que se aplique sobre el sueldo percibido por los docentes en febrero.

Por su parte, la Federación de Docentes de las Universidades (Fedun) que conduce Daniel Ricci confirmó que no participará del paro y que aguardará a que se desarrollen las próximas reuniones paritarias para evaluar medidas de acción.

En la primera reunión paritaria de 2018, realizada hace diez días, el gobierno nacional no presentó propuesta de aumento salarial, mientras que la segunda reunión paritaria aún no ha sido convocada por la Secretaría de Políticas Universitarias. Los gremios denunciaron una táctica dilatoria del gobierno y ratificaron que será “un año conflictivo”.

 

Fuente: Diario Página 12