25 años de CONADU junto a Liliana Herrero

herrero Con la presencia de la talentosa Liliana Herrero, artista popular de reconocida trayectoria en nuestro país y el exterior, la Federación Nacional de Docentes Universitarios (CONADU) celebró el 29 de octubre en Hotel Castelar de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sus 25 años.
UN noche exqusita, con el brillo que sólo los grandes artistas pueden generar, pues Liliana Herrero, acompañada sólo por el guitarrista Matías Arriazu y el inconfudible timbre de su voz, supo generar el clima necesario para cerrar la noche de una jornada que había estado fuertemente marcada por el recuerdo de aquellos dirigentes gremiales que inspiraron la necesidad de organizar sindicalmente al conjunto de los trabajadores docentes universitarios; un tema del cual no es ajena la propia Liliana Herrero, quien también cuenta en su curriculum la experiencia de haber sido docente en el sistema de enseñanza superior.

Cálida y entrañable, Liliana Herrero no dejó de reconocer a los artistas populares que interpreta, y a figuras de la talla de Mercedes Sosa, a los que permanentemente homenajea a través de la impronta de sus interpretaciones.
Liliana Herrero nació en Villaguay, Entre Ríos, en 1948 y se radicó en Rosario en 1966 para seguir la carrera de Filosofía. Integró los grupos vocales “Contracanto” y “Canto Libre”. Fue detenida por la dictadura militar por su militancia política y años después conoció a Fito Páez el artista que la impulsó a dedicarse al canto; tarea cultural que comenzó intensivamente para dejar luego la docencia.
Un momento de distensión, un intersticio, para una Federación que día a día incrementa su trabajo gremial y su producción intelectual en función de una proyección política que le permita discutir a nivel nacional, y en el marco de la construcción sindical unversitaria en América Latina, la necesidad de configurar un marco que le de un nuevo sentido a la educación superior.
Entre canciones, zambas y chacareras, una generosa Liliana Herrero reivindicó la tarea docente, se encontró con viejos compañeros de trabajo, fortaleció admiraciones, dio inicio a nuevas y renovó las ganas de seguir luchando de los que asistieron a la celebración.

Secretaría de Prensa CONADU