Washington Uranga: “Hay que redoblar la militancia de la ciudadanía comunicacional, porque es una cuestión de derechos y no solo de normas”

O

 

Tras el fallo de la Corte Suprema que declaró la constitucionalidad de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, charlamos en “CONADU en el medio” con Washington Uranga, periodista, docente, investigador y presidente del Instituto Latinoamericano de Comunicación para el Desarrollo.

 

– Cristina Pauli (CP): Washington, cuando abría el programa recordaba que estamos cumpliendo 30 años de democracia y que no es casual que el día que recordamos aquella elección del 83 también tengamos el fallo de la Corte sobre la ley de medios, una de las leyes símbolo de la democracia…

– Washington Uranga (WU): Me parece que realmente es muy significativo. A mí me resulta sumamente grato poder hacer coincidir esas dos fechas. Creo que efectivamente la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual es una ley clave dentro de la democratización de la Argentina, que se inscribe también en una lógica de vivir en clave de derechos. Me parece que instala la posibilidad del ejercicio efectivo del derecho a la comunicación, y que el derecho a la comunicación hay que entenderlo no solamente como un derecho humano fundamental en sí mismo sino como un derecho habilitante de otros derechos. Es decir, una suerte de puerta, de bisagra que nos permite acceder a otros derechos. Nadie puede demandar aquello que no sabe que le existe como derecho y para esto necesitamos la comunicación, para esto necesitamos la información.

– CP: Esta Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que no haya una posición monopólica de los dueños de los medios, tiene mucho que ver con nuestra vida cotidiana.

– WU: Me parece que tiene que ver con nuestra cotidianeidad la posibilidad de pluralidad de voces. Y cualquier posición dominante en el mercado, como es la que mantenía ostentando hasta ahora y todavía ejerce veremos por cuánto tiempo el Grupo Clarín, limita la posibilidad de pluralidad.

A mí me parece que pluralidad y diversidad son esenciales no solamente a la comunicación, sino a la misma vida democrática. Yo recuerdo mucho palabras de un colega que fue maestro de muchos de nosotros: José María Pasquini Durán que siempre decía que la democracia no solamente se valida porque las mayorías, los que fueron elegidos para conducir lo hagan, sino también por la posibilidad de escuchar a los demás, a las demás voces, a otras voces. Eso me parece clave y el sistema de comunicación tiene que apuntar a eso, tiene que apuntar hacia la diversidad.

Cualquier posición dominante en el mercado va en contra de eso. Mucho más cuando se argumenta o se intenta asimilar la posibilidad de opinar al poder económico. Creo que esto es quizás, incluso viendo la respuesta que tuvo el Grupo Clarín al fallo de la Corte, lo más grave de todo.

– CP: En una nota en Página 12 decís: “Al final de cuentas la Corte dijo que no era una cuestión de libertad de expresión sino de plata”.

– WU: La Corte está diciendo que lo que defiende Clarín no es la libertad de expresión sino sus intereses económicos. Y lo ha dicho también el propio el Grupo. En las audiencias públicas ellos dijeron: “Si nosotros abandonamos esta posición dominante entonces no vamos a tener libertad”. Lo dijeron en el comunicado posterior. Entonces, yo me pregunto ¿qué está pasando? ¿De qué concepción de la democracia estamos hablando? ¿Acaso con menor posibilidad económica sus opiniones tienen menos valor o tienen menos posibilidad? Si la democracia algo tiene que igualar son los derechos, al margen de cualquier posibilidad y condición económica.

– CP: Por tu experiencia como hombre de medios: ¿qué crees que va a pasar de ahora en más?

– WU: Tenemos un largo camino por delante. Se ha ganado una batalla muy importante, pero no hay que perder la perspectiva de lo que yo creo es esta militancia de la ciudadanía comunicacional. Porque también lo decía Clarín en su respuesta: van a seguir interponiendo acciones en la Justicia, ahora por la vía administrativa y tratando de entorpecer al máximo cualquier plan de adecuación. Lo admitió el propio presidente de la Corte, el Dr. Lorenzetti, que dijo que todavía hay un largo camino. Y seguramente habrá muchos jueces dispuestos a aceptar medidas cautelares que congelen cualquier plan de adecuación.

Me parece que esto está así. Hay que aceptar las reglas de juego, pero hay que redoblar la inteligencia. Y esto el Gobierno lo hará por su cuenta: redoblar la inteligencia administrativa, la inteligencia legal, pero además hay que redoblar la militancia porque esto es una cuestión de derechos y no solamente de normas o de disposiciones.

– CP: ¿Y cómo lo ves desde el tercer sector: las radios comunitarias, las organizaciones…?

– WU: Me parece que se ha despejado un problema importante que era la constitucionalidad y ahora lo que está en juego es conllevar a la plena aplicación, a la integral aplicación de la ley. Y esto depende de la iniciativa de los sectores que se han favorecido con la ley, como el tercer sector, las organizaciones sociales, las radios comunitarias. Pero también que desde la gestión del Estado les garanticen esas condiciones y se avance en la toma de decisiones.

Me parece que de alguna manera la presunta o posible declaración de inconstitucionalidad y el debate con Clarín descongeló la situación en muchos aspectos. Creo que hay que aplicar la ley en todos sus aspectos y eso mejorará la situación en mucho más de lo que creemos ahora.

– CP: Bueno Washington te agradecemos, sabemos que has hecho un gran esfuerzo por estar aquí en el programa, que venís de dar clase un rato largo, así que para nosotros es un gusto que nos ayudes a pensar un poco la cosa…

– WU: Para mí es una alegría estar en contacto con ustedes. Para eso estamos, para pensar juntos. Te agradezco mucho, te mando un abrazo a vos y a toda la audiencia.

 

 

Entrevista desgrabada por Gabriel Di Battista.