“El sindicalismo es con nosotras”: encuentro de trabajadoras con la ministra Gómez Alcorta

Con una energía potente, emocionante, entre abrazos y arengas, la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Victoria Gómez Alcorta, y parte de su equipo recibieron hoy en el Museo del Bicentenario a una populosa comitiva de mujeres trabajadoras sindicalistas. La Secretaria de Relaciones Internacionales de CONADU, Yamile Socolovsky, fue parte del panel expositor. 

“La historia del sindicalismo es también la historia de las compañeras por hacer valer su capacidad, su lucha y su militancia con y dentro de las organizaciones sindicales. Un sindicalismo que reivindicó durante mucho tiempo una agenda de igualdad de género pero que no siempre se reconoció como feminista. Este encuentro entre sindicalismo y feminismo hoy es posible por la centralidad que tomó en la agenda feminista la cuestión del trabajo, y eso para nosotras es estratégico. Tenemos una agenda muy importante para seguir construyendo y militando. Sobre todo ahora, con nuestra presencia en el Estado, en el gobierno nacional, en la provincia, en el Parlamento. Tenemos una experiencia maravillosa de unidad construida en estos años de resistencia. Esa unidad, esa fuerza y esa inteligencia estratégica ya la hemos demostrado y está hoy al servicio del movimiento popular y del avance que esta etapa nos promete, de los desafíos que nos ofrece. Aquí estamos para dar esa pelea”, manifestó Socolovsky en medio de los aplausos.

Durante el acto se recordaron las trayectorias de diversas referentas del movimiento de mujeres: “La constelación de estrellas que hicieron la resistencia”. María Saleme de Burnichon, pionera de la educación popular en Argentina; María Bernaviti, primera delegada sindical en Latinoamérica; la militante Norma Plá; Elsa Mura, obrera metalúrgica; Virginia Bolten, militante anarquista y feminista; la activista trans, Diana Sacayán; y Evita, rememorada a partir de su frase: “…Ha llegado la hora de la mujer que comparte una causa pública y ha muerto la hora de la mujer como valor inerte y numérico dentro de la sociedad”.

A su turno, la ministra Gómez Alcorta tomó la palabra para reconocer a las presentes como aliadas en los reclamos y en las estrategias: “La alegría enorme que tengo es la alegría que tenemos todas. Nos hermana una misma lucha heredada, y por eso estamos hoy acá con nuestras diferencias y pluralidades. Sabemos que somos todas compañeras, y tenemos un Ministerio que es nuestro, de nuestra conquista. Volvimos para ser mujeres, volvimos para ser mejores. Y el fallido vale”.