Contundente marcha a Plaza de Mayo en defensa de la democracia y por una justa distribución de la riqueza

plaza-llena.jpg  Con una amplia participación de sectores políticos, gremiales, sociales y culturales, se cumplió ayer la jornada de movilización a Plaza de Mayo en defensa de la democracia y por una justa distribución de la riqueza. La convocatoria fue realizada por un amplio espectro de organizaciones políticas y sociales ante la prolongación del lock out patronal del campo, que pretende, con 100 días de cortes y protestas, poner en jaque al Estado Nacional en su intento de desarrollar, con las retenciones móviles a las exportaciones, una política de carácter redistributiva que beneficie al conjunto de la sociedad.

Con un amplísimo nivel de convocatoria se cumplió hoy la jornada de movilización en “defensa de la democracia y por una justa distribución de la riqueza”, en la cual participó la Federación Nacional de Docentes Universitarios (CONADU) como parte integrante de la Mesa Nacional de la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA).

El acto, que tuvo como principal y única oradora a la Presidenta Cristina Fernández, contó con la participación de numerosas organizaciones políticas, sindicales, sociales y territoriales que adhirieron a la convocatoria con la convicción de que la política de retenciones móviles al agro que lleva adelante el Poder Ejecutivo, es uno de los principales instrumentos con los que cuenta el Estado Nacional para hacer uso de una de sus funciones fundamentales: garantizar una distribución equitativa de la riqueza.

El desarrollo de este mecanismo para la apropiación de la “renta extraordinaria” generada por la producción extensiva e intensiva de la soja, forma parte de las facultades que tiene el Estado Nacional de acuerdo a lo contemplado en el Código Aduanero y su puesta en práctica significa claramente una decisión política tendiente al fortalecimiento del estado como tal.

Es a la vez un planteo firme para quienes, especulando con las ventajas comparativas que ofrece la renta diferencial de la tierra y los precios internacionales fijados por la demanda externa, decididamente avanzan sobre la destrucción de los recursos naturales, desdeñan la diversificación de la producción, desalientan el desarrollo del mercado interno y ponen en peligro la soberanía alimentaria del conjunto de la población argentina.

El planteo de los sectores agrarios que bloquean las principales rutas del país desde hace 100 días, ha generando una situación de desabastecimiento que afecta al conjunto de la población y hace sentir su efecto más despiadado en las capas más vulnerables de la población. Son esos sectores sociales, castigados ferozmente por las políticas de corte neoliberal ejecutadas durante la década del 90, los que hoy en base a organización y convicciones políticas claras han comenzado a superar lentamente el cuadro de situación en el que se encontraban. Ello, también fue posible por que el Estado Nacional decididamente ocupó el lugar del cual había sido desplazado por “el mercado” en la década pasada. Esta posición política, que recupera el sentido del estado-nación y le devuelve su rol protagónico, es fuertemente cuestionada por los grupos económicos que pretenden apropiarse nuevamente de sus resortes principales.

Si en los últimos días reinó la confusión y hubo una sensación generalizada en la sociedad de que la situación institucional se salía de su cauce natural, fue posible porque en el medio de esta batalla política, ideológica y cultural se encuentran los principales conglomerados de medios de información que apostaron políticamente a movilizar a aquellos sectores, cuya visión “republicana” y “purista” de la política, contribuye a soliviantar posiciones desestabilizadoras que contradicen la legitimidad de un gobierno electo a través del voto popular hace apenas seis meses.

En ese marco la Federación Nacional de Docentes Universitarios asumió el firme compromiso de participar activamente de la convocatoria, pues es responsabilidad de los docentes universitarios, como parte integrante de una comunidad con sus propias particularidades, pero necesariamente relacionada con el estado, la de contribuir a la profundización de este proceso político aportando ideas que sean útiles para el bien del conjunto de la población. Fijando posición frente a aquellos escenarios políticos en los que la Constitución y la Democracia son atacadas por los sectores económicos que, constituyendo como verdaderos factores de poder, ponen en jaque la posibilidad de avanzar hacia un proceso de desarrollo político, social y cultural que beneficie al conjunto del pueblo argentino.

Secretaría de Prensa CONADU