Caso Ferreyra: condenaron a Pedraza

El tribunal condenó a 15 años de prisión al sindicalista, ex lider de la Unión Ferroviaria, Ángel Pedraza, y a Juan Carlos Fernández, por ser “penalmente responsables” del delito de homicidio en “concurso ideal con el delito de homicidio en grado de tentativa en calidad de partícipes necesarios”, contra el militante del Partido Obrero, Mariano Ferreyra. Al escuchar la sentencia, Pablo Reyner, secretario de derechos humanos de la CTA opinó: “por supuesto siempre esperamos penas máximas, como la perpetua, pero nos parece correcto el accionar del Juez,,…más que nunca, nosotros necesitamos apoyar y abrazar la lucha por la libertad sindical y este fallo le demuestra a los que creen que con violencia se resuelven las cosas, que van a terminar igual que Pedraza”. Por su parte el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que representó a la familia de Mariano, había solicitado la pena de prisión perpetua para 14 de los 17 imputados. Los abogados del CELS consideraron que durante el juicio oral se comprobó que Pedraza y Fernández fueron quienes idearon el plan y ordenaron el ataque a los manifestantes.

También fueron condenados a 18 años de prisión Pablo Marcelo Díaz, Cristian Daniel Favale y Gabriel Fernando Sánchez; a 11 años de prisión a Jorge Daniel González y Salvador Pipitó, y a 8 años de prisión Claudio Alcorcel. En tanto Luis Mansilla y Jorge Ferreyra recibieron la pena de 10 años de prisión y 2 años de ejecución condicional a Hugo Lompizano, Luis Echavarría y Gastón Conti. David Villalba fue condenado al pago de una multa, y fueron absuletos Guillermo Uño, Juan Carlos Pérez y Rolando Garay.

Comunicado de la Secretaría de Derechos Humanos de CONADU

Condena a los responsables del homicidio a Mariano Ferreyra: Se terminó la Impunidad

“No rehuyamos la lucha cuando se trata de preservar
el derecho o la dignidad del hombre;
sólo así podremos congratularnos
de pertenecer a la humanidad.”
Albert Einstein

El 20 de octubre del 2010 ocurre un hecho que empaño las conquistas alcanzadas en materia de derechos humanos. Ese día Mariano Ferreyra caía muerto en las inmediaciones de la estación ferroviaria de Avellaneda. El joven militante del Partido Obrero esa tarde se encontraba participando de una manifestación contra la precarización laboral en la línea Roca. En un enfrentamiento violento con militantes de la Unión Ferroviaria, pierde su vida y tres años después los responsables de aquel lamentable hecho son juzgados y condenados.
Hoy la Justicia con sus virtudes y sus defectos sigue siendo el arma más eficaz en la lucha contra la impunidad. A la luz del fallo que condenan a los responsables del homicidio de Mariano Ferreyra se puede advertir que los argentinos aun no aprendemos de los errores cometidos en la historia de nuestro país.
Actos de violencia llevan a más actos de violencia, y nuestro país que aun no termina de cerrar las heridas generadas años atrás, en el presente sigue teniendo episodios de intolerancia, de enfrentamientos y violencia entre compatriotas.
Los argentinos rechazamos a quienes pretenden recrear un triste pasado de “plomo”, que solo nos dejó muerte y desolación. Anhelamos que la Justicia siga actuando llegando hasta los cómplices y protectores de los condenados por el homicidio de Ferreyra.
Resulta lamentable que se tenga que reflexionar sobre esta cuestión, ante pérdidas irrecuperables como es una vida, pero es aquí donde se debe prestar atención y revisar los dispositivos de prevención de actos violentos con los que cuenta el ordenamiento jurídico argentino y la educación en perspectiva de Derechos Humanos.
Una sociedad no se educa a través de la violencia, una sociedad debe educarse a través del ejemplo, de la tolerancia y del respeto las personas, tolerancia hacia militantes que expresan sus ideas defendiendo causas que consideran justas, y especialmente a las instituciones democráticas.
Es importante que Argentina cuente con una Justicia que sea capaz de actuar frente a hechos como el sucedido con el homicidio de Mariano Ferreyra, pero más importante aun es continuar fortaleciendo la lucha contra la impunidad de actos que atentan la democracia argentina, de violencia, de actos de intolerancia y atentados a la vida y a la dignidad del ser humano.

Marisa Susana Jazmin Liwsky
Secretaria de Derechos Humanos
CONADU