“Estamos buscando volver a reconstruir un modelo educativo que ponga a la universidad en la misma línea de avance de los gobiernos y de los pueblos”

Foto: CTA

En el marco del día de los trabajadores y las trabajadoras, y antes del acto en la Federación de Box, el secretario general de la CTA, Hugo Yasky, habló en “CONADU en el medio” y confirmó su compromiso de seguir construyendo un nuevo modelo de país y de Estado. “Creo que hoy los trabajadores tenemos que jugar un papel fundamental. Tenemos que tener un protagonismo en términos de movilización y de defensa de lo que se está haciendo, y para también fijar una agenda que signifiquen nuevos desafíos en la tarea de hacer que todo esto termine siendo más distribución, más justicia social y más derechos humanos”.

Respecto al multitudinario acto del 27 de abril en el estadio de Vélez, Yasky señaló que se trató de una demostración de que los argentinos y la clase trabajadora tienen claro por qué defienden a este gobierno: “El acto adquirió una trascendencia enorme en el contexto que estamos viviendo en el país, porque para el pueblo argentino decidir avanzar con la recuperación de YPF significa refundar la nación, recuperar un símbolo que en el imaginario popular tiene una potencia enorme y que se vincula a la soberanía y a un proyecto de país independiente. Pero para las clases del bloque dominante, para los que pretenden dominar el mundo en la sumisión también tiene un significado enorme y entonces se abrieron las puertas del infierno. De manera que el acto en Vélez mostró el amplio respaldo popular que existe en torno a la figura de Cristina Fernández de Kirchner. Mostró a un pueblo dispuesto a seguir avanzando y a seguir sosteniendo las posibilidades que, concretamente hoy, emergen de las políticas del gobierno, que es construir un Estado al servicio del pueblo”.

– Cristina Pauli (CP): Como dirigente ¿no tenés miedo de que la CTA quede muy oficialista?

– Hugo Yasky (HY): No, de ninguna manera. Creo que no tendría ese miedo si estuviese en la Venezuela de Chávez, no tendría ese miedo si estuviese en la Bolivia de Evo Morales, ni en el Brasil de Lula o de Dilma. Y por supuesto no lo tengo acá, en la Argentina de Cristina Kirchner. Hubiese tenido miedo de quedar en una foto oficialista si el gobierno hubiese estado en manos de la derecha o fuese un gobierno a control remoto de los grandes poderes internacionales. Pero este no es el caso.

– CP: A propósito de CONADU y lo que falta en la universidad, también te voy a pedir un párrafo acerca de algunas cosas que están pendientes, como es la Ley de Educación Superior.

– HY: Yo creo que es una asignatura pendiente. Creo que haber logrado sancionar una nueva ley educativa que derogara la ley federal, haber avanzado con un esquema de financiamiento a través de una ley que significó que el presupuesto educativo se pudiera incrementar tiene todavía en la agenda un lugar vacío y es la discusión de una ley de educación superior que reemplace la que quedó vigente de la década del neoliberalismo.

Por eso considero necesario que podamos avanzar en ese objetivo y creo que la CONADU está haciendo un trabajo muy importante porque, además del debate interno, se está abriendo un debate en otras partes de América Latina, con otras organizaciones que también representan a profesores del nivel universitario.

Es decir, estamos buscando volver a reconstruir un modelo educativo que ponga a la universidad en la misma línea de avance de los gobiernos y de los pueblos. Y creo que es el contexto ideal para poder discutir ese nuevo marco legal porque, claramente, hay un cambio de época, que en la región es muy nítido, que nos brinda una oportunidad histórica irrepetible y que va tomando forma y sustancia a partir de los cambios y de las batallas que vamos ganando los sectores populares de manos de gobiernos que claramente han puesto la agenda de la distribución y de la recuperación de los Estados como temas prioritarios.