CONADU y FEDUBA EN LA OCUPACIÓN PACÍFICA del MINCyT: por el cumplimiento del acuerdo de los 500 investigadores al CONICET

Tras la negativa de las autoridades a dar respuesta a los 500 investigadores del CONICET que están a punto de quedarse en la calle, la CONADU y FEDUBA acompañan la ocupación pacífica para exigir al Gobierno Nacional una respuesta satisfactoria.

Federico Montero, Secretario de Organización de CONADU y Secretario General de FEDUBA, expresó: “El gobierno decidió unilateralmente cortar el diálogo en el momento en que estábamos reunidos y pidiendo precisiones. Tienen en vilo a 500 familias sin certeza sobre su inserción y rumbo de sus investigaciones. Rechazamos el convenio con la SPU y exigimos que el gobierno retome el diálogo y dé garantías por escrito de cómo se van a insertar los científicos”.

En la reunión de la Comisión Mixta de Seguimiento del Acta Acuerdo de diciembre del 2016, realizada en el día de hoy, las autoridades del CONICET determinaron la ruptura del acuerdo al no brindar ninguna precisión sobre la resolución conjunta 2-E/2017 entre el Ministerio de Educación y el Ministerio de Ciencia y Tecnología, a través de la cual se concreta la incorporación, como parte de las plantas provisorias de las universidades públicas, de 410 investigadores  que deberían haber entrado a la carrera de CONICET.

Dicha resolución incumple el compromiso con los investigadores del Acta del 23/12/2016, que garantizaba que el CONICET sería uno de los lugares de inserción de los despedidos y que percibirían una remuneración equivalente manteniendo el tema y lugar de trabajo. Todos estos puntos son tirados por la borda con la nueva resolución.

Esta determinación implica una lisa y llana tercerización de los ingresantes al CONICET, ya que en vez de ser incorporados al organismo de Ciencia y Tecnología serán incorporados a tareas de docencia e investigación en las universidades nacionales, vulnerando claramente los mecanismos de ingreso establecidos en el CCT de los Docentes Universitarios.

No quedan claros, además, los mecanismos de incorporación de los investigadores a las universidades, ni su estabilidad, ni si esas incorporaciones van en detrimento de los docentes que ya están desarrollando sus actividades en las casas de altos estudios.

Por otro lado, este programa lejos de resolver la situación de los afectados por el recorte de los ingresos al CONICET extorsiona a las universidades y a sus docentes, en quienes descarga la responsabilidad de aceptar “voluntariamente” una respuesta inconsulta e insatisfactoria. Es decir, el gobierno traslada a las universidades el problema que genera su propia política de ajuste y desmantelamiento del sistema científico, mientras continúa desfinanciando el sistema universitario.

“Lxs trabajadorxs decidimos ocupar pacíficamente el Ministerio hasta tanto nos den una respuesta respecto al destino de estas 500 familias a las que el Gobierno Nacional tiene dando vueltas hace nueve meses, sin dar una respuesta”, remató Montero.

La Mesa Ejecutiva de CONADU se expresó frente al conflicto en un documento que culmina con un llamamiento a la acción: “Entendemos que es fundamental fortalecer la organización y unidad de docentes e investigadores en defensa de nuestra universidad, del sistema científico y del derecho público al conocimiento. DENUNCIAMOS LA MANIOBRA DE VACIAMIENTO QUE ESTE CONVENIO REPRESENTA. BASTA DE RECORTE EN CIENCIA y TECNOLOGÍA”.